“Somos distintos”. Conclusiones sobre lo acontecido en Culiacán


#LaCuartaTransformaciónVa


Las imágenes son impactantes. El hijo del "Chapo" Guzmán y demás personajes que se encontraban dentro de la casa tomada por las fuerzas federales, están de rodillas, con las manos en alto y totalmente sometidas.

La conferencia mañanera del día de hoy desenmascara muchas de las mentiras que hicieron circular desde los primeros momentos del evento, los periodistas y medios de filiación conservadora.

López Obrador fue claro el día de hoy al respecto. "Se nos lanzaron con todo, los medios de información. Aún desconociendo lo que en realidad estaba sucediendo".

Hoy, de acuerdo a la información oficial y en base a la excelente presentación que hace el secretario de la Defensa, sobre los acontecimientos que conforman el expediente sobre el operativo en Culiacán, se pudo saber la verdad, minuto a minuto, de esta acción que culmina con la liberación mutua de prisioneros.

Queda claro que los dos círculos operativos, encargados de la captura del delincuente, tuvieron éxito total, al conseguir ingresar al domicilio, pese a la defensa férrea que hicieron del mismo quienes se encontraban al interior y al exterior del lugar.

El objetivo fue sometido sin hacer uso de la fuerza letal. El hijo del "Chapo", incluso se comunica con la gente que intenta liberarlo, para dar instrucciones de que se replieguen quienes intentan lograr su liberación a cualquier costo. "Ya ni modo", dice por vía telefónica a sus cómplices.

Esto puede dar una idea de lo que pasaba por la mente de los detenidos en ese momento. La captura era un hecho y lo admitían como algo consumado.

Lo que sucede al exterior de estos dos círculos de captura, es la parte que no funciona adecuadamente y echa por tierra el trabajo de aprehensión desplegado.

Los integrantes de las bandas criminales, preparan un desesperado contra operativo de rescate, que no va a detenerse ante nada. El uso de todo el armamento a su disposición, el secuestro de militares y familiares de militares, el ataque a casa habitación, la amenaza de desatar una matanza de civiles en Sinaloa, Sonora y otros Estados, constituyen la fuerza operativa que utilizan para enfrentar a las fuerzas del orden; Ejército, Marina y Guardia Nacional.

El operativo fracasa en los círculos externos y debido también a un elemento que aún permanece en la oscuridad: ¿por qué no se liberó a tiempo la orden de cateo?

La planeación de la acción de captura, estuvo bien estructurada y la mejor demostración de esto, es que se tuvo custodiado al delincuente, durante bastante tiempo. El operativo consiguió sus fines, pero la falta de esa orden judicial y la amenaza de desatar la violencia en contra de civiles, hicieron imposible el traslado del detenido.

Hoy conocimos una verdad, que no se corresponde con las notas informativas y programas noticiosos, que presentaron una imagen de debilidad del gobierno inexistente. Sin contar con suficientes datos, los medios conservadores construyeron su narrativa alterna. Su "Verdad Histórica".

Vemos a los helicópteros artillados del ejército y la marina, con una capacidad de fuego escalofriante, que estaban en el lugar de los hechos, listos para entrar en acción.

Vemos a los elementos del ejército y las policías estatales y municipales, repeliendo el fuego de los agresores, sin retroceder o abandonar los puntos de combate.

El Estado se portó a la altura y actuó dignamente en el evento.

Las conclusiones de lo ocurrido serán muchas. Los conservadores seguramente seguirán en su idea de enfrentar al crimen organizado por medios violentos.

"Atrincherarse" y combatir a muerte, en situaciones de este tipo, sin importar el número de muertos que genere un enfrentamiento donde la letalidad, es la regla para ambas partes. En ese instante, no hay distinción entre fuerzas del Estado y criminales. Ambos se encuentran y se matan sin más reglas que las que llevan a la muerte.

El secretario de Seguridad Pública fue claro al señalar que ningún grupo criminal, por poderoso que se considere, tiene la fuerza suficiente para enfrentar al Estado y salir victorioso de la contienda.

El poder de combate del Ejército, Marina y fuerzas de seguridad, superan por mucho a cualquier fuerza que puedan desplegar los grupos de la delincuencia organizada.

Sin embargo, para este gobierno, la letalidad como medio para combatir al crimen, no es opción.

Culiacán pudo haberse convertido en tumba para cientos de mexicanos. De ambas partes y de civiles incluidos.

Esto no sucedió, gracias a la actitud responsable de un gobierno que privilegia la vida por sobre todas las cosas.

Para muchos periodistas conservadores, sobre todo aquellos con muchos años en el oficio y que escriben bajo criterios neoliberales, el crimen organizado tuvo tanta fuerza en Culiacán, que logró rendir al Estado.

Esto es charlatanería pura. No es periodismo, sino apología de la criminalidad.

En el informe que rinde hoy el Gabinete de Seguridad, es apreciable que los delincuentes tenían una idea general de lo que debían realizar. Pero la forma en que actuaron, muestra que no son un cuerpo de combate organizado, ni muy efectivo.

Lanzaron granadas contra objetivos a muy corta distancia, sin saber que así no funcionan estas armas. Usaron armamento de calibre cincuenta, para agredir a militares que viajaban en vehículos sin blindaje. No revisaron los armarios y roperos en las casas que catearon, buscando prisioneros.

A decir del secretario de la Defensa, muchos de los integrantes de estos grupos, estaban drogados. No pudieron forzar la retirada de las fuerzas del orden. Sus intentos por romper los dos círculos de seguridad que protegían el domicilio tomado, fracasaron rotundamente.

Fue el chantaje con hacer daño a inocentes, lo que les dio frutos a final de cuentas. La delincuencia organizada no respetaría la vida de civiles y desataría una ola de violencia, donde los muertos los pondría la sociedad indefensa.

Esa fue la carta que consiguió la liberación del delincuente capturado y a su vez, la libertad de los militares retenidos por estos grupos.

Desde hoy veremos la reacción de la prensa que fue exhibida con este informe del Gabinete de Seguridad.

¿Qué van a decir sobre la falsa foto publicada, del hijo del "Chapo" con uniforme de la Guardia Nacional?, ¿Qué dirán sobre el video donde se da fe del sometimientos del presunto narcotraficante? ¿Seguirán en su apología de los criminales, presentándolos como un "ejército" en forma? ¿Continuarán hablando de "El jueves negro, o de "La Batalla de Culiacán"?

La información que el presidente López Obrador da este día sobre lo ocurrido en Culiacán, deja en claro dos cosas, que señala con precisión el titular del ejecutivo:

"No somos iguales". Este gobierno no hará justicia usando la violencia como método.

"Al pueblo se le informará siempre sobre todo, sin ocultar la verdad, por dura o difícil que ésta sea"

La Cuarta Transformación no es muerte, ni mentira.

Se está trabajando en verdad, para establecer un real Estado de Derecho.

A pesar de lo que digan los conservadores.

A pesar de sus deseos de violencia.

Malthus Gamba