Mala semana para los conservadores

#LaCuartaTransformaciónVa


Todas las piezas del tablero al suelo.

Así podríamos ejemplificar lo que sucedió la semana pasada, dentro de las filas conservadoras, que juegan y apuestan a tropezar en lo posible, a la Cuarta Transformación. Su intento es el de revertir los proyectos y políticas neoliberales.

Fueron siete días en los que nada salió bien a los pequeños grupos reaccionarios que intentan recuperar terreno, para llegar con algo de fortaleza a las elecciones intermedias del 2021.

Sin Línea Mx dio cuenta de cada uno de estos tropiezos y en verdad que debe haber desesperación en la gente de la derecha, para concluir la semana con la noticia de que un grupo de los más oscuros personajes de la política nacional, intentan rescatar, con nuevo nombre, a lo poco que queda del PRD.

Pero vayamos por parte.

La idea original de los perredistas, era trabajar la candidatura y el proyecto político empresarial, que están diseñando personajes con poder económico. Ahí están gente de la talla de "El Diablo" José Antonio Carvajal, presidente de FEMSA, los dos Claudio X González (padre e hijo), de Kimberly Clark México y Gustavo de Hoyos Walther, presidente reelecto por quinto año en la COPARMEX.

Algo sucedió y el membrete del PRD no fue aprovechado por el grupo empresarial.

Ese proyecto fracasó.

El segundo impacto importante tiene que ver con Claudio X González, hijo.

"El Señor X" ha impulsado una serie de amparos, que tienen como fin detener la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía y retomar al mismo tiempo, el proyecto aeroportuario de Texcoco.

De igual forma, se pretende impedir que la refinería en Dos Bocas, Tabasco, siga adelante.

En su cuenta de Twitter, "El Señor X" ha impulsado estos recursos y saludado calurosamente las suspensiones definitivas otorgadas en juzgados.

Sin embargo, el viernes por la mañana, el presidente López Obrador precisó que la construcción de ambas obras, no se detiene.

Habló de la importancia que tienen para la nación esos proyectos. Son actividades primordiales y estratégicas, por lo que serán considerados proyectos de seguridad nacional

Por lo mismo, abundó, las áreas jurídicas de presidencia y defensa nacional, trabajan en el protocolo a seguir, para cumplir con la Ley y dar en lo inmediato este paso.

El ejecutivo tiene facultad para tal efecto, tal y como lo señala nuestra Constitución y la Ley de Seguridad Nacional.

Con esta decisión, la serie de amparos interpuestos por la derecha empresarial y sus agentes, quedarán en el aire. Ya no serán materia que competa al poder judicial.

Otro fracaso para la derecha.

En la conferencia mañanera del viernes, efectuada en Tabasco, López Obrador, al referirse a la forma en que Felipe Calderón declaró irresponsablemente la guerra al crimen organizado, recordó que en aquella ocasión, Calderón se disfrazó de soldado para encabezar en Michoacán el inicio de las actividades de combate y rememora una circunstancia curiosa.

El traje de guerra le quedaba grande a Calderón. No era de su talla y su figura desgarbada se parecía en mucho a la que distinguió al fallecido cómico Joaquín García "Borolas". López Obrador, comentando lo obvio, llamó al expresidente "Comandante Borolas".

El mote corrió como reguero de pólvora en redes sociales y molestó mucho a Calderón, quien quiso hacer frente al ridículo que pasaba, con tuits que pocos atendieron y con los cuales únicamente consiguió aumentar la burla.

Dos días en que la etiqueta #ComandanteBorolas fue tendencia nacional. Y para terminar de fastidiarlo, surgió una nueva en la cual lo calificaban de #ComandanteSinBolas, quizá por su inclinación a mandar al ataque a sus hordas de bots, sin dar la cara personalmente.

Ahí quedó enterrado el poquísimo prestigio que le quedaba al expresidente. Hoy, todos los ataques que lanza en contra de la Cuarta Transformación, son clasificados por los ciudadanos, como parte de la ideología calderonista, a la que se ha calificado de #Borolismo.

Un verdadero desastre para las intenciones de Calderón y su pretendido partido político, que no parece que pueda nacer.

Por otra parte, los conservadores se quedan también, sin uno de sus periodistas "chayoteros", en televisión abierta.

Carlos Loret de Mola, por motivos que aún no quedan claros, sale de Televisa. Uno de los más enfáticos detractores de la Cuarta Transformación y del presiente del país, se queda sin espacio en pantalla. Tiene un programa radial y una columna en un diario de circulación nacional, pero su alcance a las audiencias, será mucho menor en adelante.

Otro golpe que recibe la derecha.

Por último, está el nuevo partido político que aprovechará el membrete del moribundo PRD.

Por extraño que parezca, siendo de las pocas cartas fuerte de que podía disponer el segmento social conservador, para colocar una fuerza política con fortaleza, en las siguientes elecciones intermedias, deciden apostar buena parte de su capital político, en personajes que tienen una trayectoria caracterizada por la opacidad, el bajo rendimiento, la derrota, e incluso por conductas personales inadecuadas, como es el caso de Jesús Ortega, señalado por sus habituales visitas a centros nocturnos donde se ha detectado la trata de menores (hay un reportaje interesante al respecto, sobre una investigación realizada por Sanjuana Martínez).

Ahí aparecen Gabriel Quadri, quien considera que nuestro país estaría mejor, si las entidades con mayor pobreza, no fueran parte de la república. Directamente ha señalado a Oaxaca, Guerrero y Chiapas, como los Estados que impiden el avance nacional.

Se ve gente sin carisma, como José Narro, quien repartió despensas en las pasadas elecciones del Estado de México. Purificación Carpinteyro, la que vociferaba por "el internet de las cosas". Y para concluir, todo el cascajo que acumula el PRD, dentro de sus disminuidas filas. "Los Chuchos", Belaunzarán, Navarrete, Acosta Naranjo y otros pocos más.

Se incorporan también priistas, como Beatriz Pagés, la de la hoy casi olvidada revista Siempre!

Y un personaje muy curioso: el vocero de Vicente Fox y luego vocero de Ricardo Anaya, el maleable Rubén Aguilar. Seguramente lo integrarán en el área de control de daños, dada la necesidad que tendrán para acomodar el discurso de todos estos políticos menores, a la realidad.

Es un partido político que nace de un PRD muerto, con personajes que son considerados cartuchos quemados. No tienen carisma, ni arraigo social.

Futuro 21 (así bautizan a la nueva marca), nace sin posibilidades reales y más bien, como último clavo al ataúd del PRD y a la apuesta neoliberal por esa vía.

Una derrota más que se acumula a la cuenta de los conservadores.

Los conservadores, hoy deberían guardar luto.

Malthus Gamba