La vieja dirigencia conservadora del EZLN


#LaCuartaTransformaciónVa


Quizá los eternos dirigentes del EZLN ya no lo notan.

Es el "modelo" de comunicación que han seguido por años dentro de las comunidades que controlan.

Pero quienes somos ajenos a este discurso, sí nos percatamos de que estos pequeños caudillos locales, tiene por costumbre "regañar" a sus oyentes. En sus posicionamientos políticos, destaca esa costumbre de tratar al resto de la sociedad como menores de edad.

Ellos conocen la realidad que vive el país. Los demás, no entendemos las profundas razones que los mueven a oponerse a toda política pública nacida del gobierno de la Cuarta Transformación.

Ellos entienden la voz de "La Madre Tierra".

Los profanos o no iniciados en la visión zapatista, carecemos de esa singular capacidad, no obstante que vivimos en el mismo planeta, donde debiéramos caber todos, con nuestras visiones particulares.

A quienes vivimos en las cabeceras municipales, capitales estatales o ciudades más grandes, la Tierra no nos dice nada, según ellos.

Ese tono al hablar y esa manera de escribir, donde se filtra la idea de una superioridad respecto a los destinatarios del mensaje, es muy común en los integrantes de la dirigencia añeja del EZLN.

Probablemente es el tono que usaron desde el principio, dentro de las comunidades indígenas.

Como los antiguos conquistadores, llegaron a "catequizar" a los naturales de esos lugares, considerando que su visión de la realidad, es superior a cualquier otra.

Porque independientemente de que esas comunidades indígenas se gobiernan por mecanismos de usos y costumbres, es notorio que ha permeado en ellas el discurso reivindicador de Sebastián Guillén-Marcos-Galeano y sus comandantes y subcomandantes menores.

Esto no lo vemos en las demás comunidades naturales del país. Los pueblos indígenas exigen con todo derecho, el respeto a sus formas tradicionales, culturales y de gobierno. Pero brindan el mismo respeto a las demás visiones sobre la realidad.

La defensa de un derecho que sienten que les asiste, no se convierte en llamado en contra del gobierno. No pretenden convocar a una revuelta nacional.

No intentan escalar una situación local, a un problema nacional.

La dirigencia del EZLN actúa de manera diferente.

El presidente López Obrador, contando con una aprobación nacional que se estima realmente en un ochenta por ciento, diseña estrategias sociales y económicas para brindar oportunidades a los Estados en el sur del país.

Ahí hay una miseria ancestral, debida al olvido histórico de los gobiernos prianistas. El sur nunca despertó el interés económico de empresarios y gobernantes.

Hay un atraso profundo en Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo y Campeche, que obliga a la mayor parte de la población a vivir en condiciones de pobreza.

Es un contraste ofensivo observar la enorme diferencia en el nivel de vida de los mexicanos que habitan en la parte norte del país, en comparación con la pobreza que anidó en la región sur de México.

Esos proyectos económicos que intentan crear fuentes de empleo, mejorar la calidad de vida de las personas, integrar redes de comunicación en toda la región sur, procurar los servicios públicos en toda comunidad, han sido calificados por la dirigencia del EZLN como "proyectos de muerte".

Dicen mentirosamente, que las selvas se verán afectadas por dichos proyectos.

Hablan de una destrucción del entorno natural en la región sur del país.

Manifiestan que los proyectos de desarrollo, atentan contra las culturas naturales en estos Estados.

En realidad, el diseño de estos proyectos, impiden cualquier impacto negativo para el ambiente y los habitantes en la zona.

Señalan que las consultas realizadas estaban amañadas, solo porque el resultado obtenido fue adverso para quienes se oponen a la implementación de estos proyectos.

Si uno se fija detenidamente en el discurso de la dirigencia del EZLN, notará fácilmente que hay muchos puntos de afinidad con la posición que guarda en este momento la clase conservadora en el país.

Para ambos, todo cambio impulsado por el gobierno de la Cuarta Transformación es dañino.

Abogan porque las cosas se mantengan tal como están. Sin cambio alguno.

Al parecer, esa forma de vida, entendible entre priistas y panistas que gustan de la corrupción y la impunidad, es la correcta.

Los Estado del sur del país pueden pasarse otros sexenios sumidos en el abandono gubernamental, de acuerdo a la visión de la dirigencia zapatista.

La miseria, la enfermedad, la falta de oportunidades, la violencia y la falta de asistencia social de calidad, es preferible a los "proyectos de muerte", que impulsa el gobierno de López Obrador.

¿Qué es lo que busca en realidad la dirigencia del EZLN?

Quizá suene duro, pero en realidad, esa antidemocrática dirigencia que se ha mantenido en el poder desde el ya lejano 1993, busca mantenerse vigente y servir correctamente a quienes financian hoy en día sus actividades.

Porque esos personajes con cargos "vitalicios", ha sido señalado, ente otras cosas, de tala inmoderada en la selva que dicen defender.

Han sido señalados de practicar la siembra y comercialización de marihuana.

Se conoce que en tierras donde se mueve el EZLN, hay ricos yacimientos de "tierras raras", indispensables en la producción de tecnología 5G. Se ha dicho en ese sentido, que la vieja dirigencia zapatista ya comercializa estos minerales.

Y sin embargo, de parte del gobierno de la Cuarta Transformación, siempre ha habido respeto hacia ellos.

La invitación a construir y desarrollar juntos, está abierta.

La dirigencia del EZLN, debiera entender ya, que el desarrollo en la zona sur del país, no es únicamente un problema de comunidades indígenas.

El resto de la sociedad que vive en municipios y ciudades más poblados, se ha manifestado de acuerdo con estos proyectos transformadores.

En la parte sur del país, la pobreza no distingue entre pobladores originarios y habitantes de ciudades mayores.

Los proyectos transformadores, no los van a decidir exclusivamente las comunidades originarias.

Su visión y voto es muy importante, pero no tiene más valor que el del resto de los habitantes en esos Estados.

Dije que la dirigencia del EZLN es financiada actualmente y esto es cierto.

Pero incluso si no lo fuera, su posición enteramente conservadora, los delata.

Hoy convocan a una próxima marcha, donde se invita a grupos de la "Sociedad Civil, S. A. de C. V.", acostumbrados a recibir dinero de los gobiernos neoliberales, a participar en un desfile conjunto.

Sellan alianzas con todo aquel que se oponga al gobierno de la Cuarta Transformación, pasando así de la defensa de sus intereses particulares y locales, a la promoción de una ofensiva nacional, en contra del gobierno del cambio.

En tiempos neoliberales, no se les ocurrió desarrollar una movilización a gran escala como la que pretenden hoy, con el concurso de las fuerzas conservadoras, a quienes en su convocatoria llaman "gente de bien".

Esa forma de llamarse representantes y defensores de "La Madre Tierra", puede haberles funcionado en las comunidades que hoy están bajo su control.

Pero en una sociedad crítica, donde las políticas ambientales que defienden al planeta, son de interés general, un discurso así no impacta.

Todos estamos comprometidos con nuestro planeta y es reprobable que alguien pretenda utilizar esa bandera con fines políticos y en defensa de la causa conservadora, hoy en total derrota.

Las manifestaciones a las que convoca la dirigencia zapatista, no pasaran de llamarada de petate.

Carecen del mínimo apoyo social.

Malthus Gamba