La inmensa fortaleza de López Obrador


#LaCuartaTransformaciónVa


Las conferencias mañaneras del presidente, son un dolor de cabeza para quienes integran los pequeños grupos conservadores, que atentan a diario contra el trabajo que despliega la Cuarta Transformación.

Y tienen razón en aborrecerlas. En esa dinámica diaria que tiene el presidente con reporteros de todos los medios, a la vista de una audiencia nacional que se cuenta por millones, se dejan claras las políticas y razonamientos de un titular del ejecutivo, que señala con datos y argumentos comprobables, las acciones que sin descanso, establece un gobierno empeñado en recuperar la paz, el bienestar y el desarrollo de nuestra nación.

La guerra sucia que intentan los conservadores, queda evidenciada y descalificada en las conferencias mañaneras. En ellas se pone en claro la verdadera situación del país y se desenmascara a quienes intentan atraer seguidores, en base a noticias falsas, o recurriendo a acciones desestabilizadoras que tienen por objeto desprestigiar al actual gobierno.

El día de hoy, en la conferencia mañanera, López Obrador señaló puntualmente, que su plan de vida personal, contempla retirarse de toda actividad pública, una vez concluido su mandato. No aceptará algún cargo de representación después de su mandato. Tampoco participará en la vida interna del partido político que formó, por lo que Morena y el actual presidente, seguirán rumbos distintos, al finalizar el sexenio.

El argumento de los conservadores, en el sentido de que López Obrador pretendería reelegirse por un periodo de gobierno más, queda como una de las tantas mentiras difundidas por los grupos reaccionarios. No hay intención alguna al respecto en la mente del presidente y así lo declara ante reporteros y audiencias.

Otra de las mentiras de los grupos reaccionarios que fue desmentida en la conferencia de este día, tiene que ver con la falta de confianza del empresariado mexicano, en las políticas públicas que ha instrumentado el gobierno de la Cuarta Transformación. El presidente nos dijo el día de hoy, que hay pláticas importantes con la mayoría de los empresarios nacionales, con el fin de impulsar importantes proyectos de infraestructura, que detonen la industria nacional. Es una ambiciosa apuesta por el desarrollo del país.

El titular del ejecutivo señala que al existir reglas claras, sobre los límites que tiene la iniciativa privada para invertir en proyectos públicos y áreas estratégicas, se crean condiciones de confianza para los capitales interesados en estos desarrollos. La mayoría de los empresarios mexicanos muestran buena disposición en este programa de impulso a la industria. Son pocos los que aún se oponen al cambio político, ajeno a los manejos basados en la corrupción, que impulsa el actual gobierno.

El mito de la falta de confianza del empresariado, queda en evidencia.

La solidez del gobierno del cambio es evidente. Los únicos empeñados en descarrilar a una fuerza que gobierna con el respaldo de una abrumadora mayoría social, son aquellos que no se resignan a la pérdida de los privilegios que disfrutaron durante los gobiernos neoliberales.

Esa fuerza social, en lugar de disminuir como ellos quisieran, tiende a crecer y consolidarse en el corto plazo.

El día de hoy, el presidente señaló que el proyecto para llevar la señal de internet a todos los municipios del país, es una realidad y ya se firmó en primer contrato para iniciar los trabajos correspondientes a la primera etapa del programa. La meta, es que a más tardar en el 2021, todo el país se encuentre conectado a la red.

Hemos sido testigos del importante apoyo que recibe el gobierno de la Cuarta Transformación, a través de redes sociales. López Obrador ha manifestado en distintas ocasiones que ese respaldo resulta fundamental para que el gobierno difunda la verdad sobre su actividad política, sin la intervención de la prensa tradicional al servicio de los grupos conservadores, que por regla general deforma o altera la realidad del país.

Contando con servicio de internet en cada poblado de nuestro territorio, la confianza en el gobierno del cambio se fortalecerá ampliamente, al difundirse la verdad, por vías alternas a la televisión abierta y medios informativos de filiación conservadora.

Medios alternativos que trabajan en redes sociales a favor de la verdad, estarán disponibles para todo ciudadano radicado en cualquier municipio del país. Eso, consolidará la fortaleza del gobierno del cambio.

Los pequeños contingentes reaccionarios, se quedan cada día más solos. Si buena parte del empresariado está conforme con las nuevas reglas para la inversión, donde la corrupción ha sido desterrada; si la sociedad puede informarse en vías de comunicación distintas a aquellas que por décadas se encargaron de manipular la realidad de nuestro país, ¿Qué le queda al conservadurismo sino recurrir a métodos extremos para intentar minar por cualquier medio a un gobierno y a una sociedad que los arrincona?

La desesperación hace presa de estos grupos y los conduce a acciones de violencia que en lugar de favorecerlos, pone en evidencia su total desprecio a voluntad democrática de una sociedad que votó por un cambio sano para el país.

El día de hoy, la sociedad mexicana recuerda uno de los hechos más violentos registrados en la historia reciente del país. La matanza de estudiantes en la plaza de las Tres Culturas, a manos de escuadrones especiales de las fuerzas armadas, en el año de 1968. Un acontecimiento que "no se olvida". Por este motivo, habrá marchas en recuerdo del movimiento estudiantil y de los caídos en ese episodio de represión oficial.

Los grupos de provocadores que han infiltrado eventos públicos durante los últimos meses, probablemente pretendan realizar actos de vandalismo que dañen la imagen de los gobiernos local y federal, o que obliguen a una represión, por parte del gobierno, donde se den hechos de sangre y quizá hasta situaciones donde lamentablemente pueda perder la vida alguno de los involucrados.

Esta estrategia, por lo que se sabe, la están manejando y pagando, personajes del conservadurismo, que no ven otra vía para alcanzar sus fines, que la de la violencia. No importa si hay sangre, ni tampoco si alguien pierde la vida. Lo que les interesa es mostrar que la Cuarta Transformación no es tan diferente a los gobiernos neoliberales, en lo que respecta a acciones de represión.

López Obrador ha dicho hoy que no habrá dispositivos de contención violenta durante su gobierno. Los conservadores "se quedarán con las ganas" si esperan represión.

Nos toca a los ciudadanos desarticular a estos grupos de provocadores pagados, que manchan las intenciones legítimas en marchas y manifestaciones. Hay que aislar y denunciar de inmediato a quienes intentan crear escenarios de violencia.

Recordemos que son el último recurso de la derecha moralmente derrotada.

Pretende conseguir por la vía de la violencia, lo que perdieron en las urnas.

No lo permitamos. La Cuarta Transformación está más fuerte que nunca y es importante detener este impulso postrero del conservadurismo.

Malthus Gamba