El presidente más popular de la Historia moderna


#LaCuartaTransformaciónVa


Un fenómeno inexplicable para los periodistas conservadores, es la popularidad del presidente López Obrador

Con un blindaje que resiste sin problemas los obuses más potentes de la comentocracia nacional, la figura del titular del ejecutivo se mantiene con una preferencia arriba del 70% en todo el país.

Las campañas de desprestigio impulsadas por el periodismo reaccionario, no han tenido mayor impacto.

La guerra sucia que practican los expresidentes Fox y Calderón, con ejércitos de bots que desquitan a diario el sueldo en redes sociales, tampoco debilita la confianza del pueblo en su presidente.

Es un fenómeno extraño al que se enfrenta una prensa, que hasta hace poco tiempo se consideraba a sí misma todopoderosa.

La opinión pública era manejada de acuerdo a los criterios e intereses de un periodismo que podía encumbrar y llevar a lo más alto del poder, al personaje de su preferencia y hacer fracasar de igual manera, a quien por algún motivo, caía de su gracia.

López Obrador no es del agrado del periodismo conservador. Es hoy en día su enemigo natural y han enfocado por tanto, todas sus baterías en dirección a la presidencia de la república, en un intento concertado por acabar con la popularidad de que disfruta el presidente.

Y sucede algo extraño, todos los disparos de la prensa hacen blanco en el pecho de Andrés Manuel, pero no hay daño alguno después de cada impacto.

Con la boca abierta y en evidente estado de "sock", los "analistas", "comentaristas" y "comunicadores" pagados por la derecha mexicana, escriben o nos hablan de una "inminente" caída en el apoyo social al presidente: "está por venir", "ya hay avisos de ello", "dicen los que saben", "según las últimas mediciones", etc.

Periódicos de la derecha, como El Finanaciero, han llegado al extremo de realizar encuestas telefónicas, donde solo opina la gente que tiene línea contratada. Hacen pasar a este ejercicio como una medición en la que opina toda la sociedad.

En esas encuestas, la popularidad de López Obrador es alta, pero no tanto como la que registran otros trabajos más profesionales.

Con esos números amañados, quieren convencer a la sociedad de que ya hay indicios de una baja en la popularidad del presidente.

Sin embargo, una encuestadora como Parametría, que se ha dedicado a monitorear en forma permanente a la figura de López Obrador, desde el año 2002, cuando era Jefe de Gobierno en el entonces Distrito Federal, nos dice que en encuestas "cara a cara", es decir, preguntando al ciudadano de frente y sin distinguir clases sociales, la figura de López Obrador pasa por uno de sus mejores momentos.

El apoyo ciudadano al presidente es abrumador. Los ataques hacia su persona y su gobierno, no consiguen restar apoyo a quien encabeza la transformación en el país.

Es un fenómeno nuevo para la clase conservadora. Por primera vez, el poder de la opinión pública, es opuesto los intereses que manejan los medios de comunicación tradicionales. Su poder de convencimiento y engaño no funciona.

Vivimos tiempos en que la sociedad mexicana ha aprendido a pensar de manera independiente. Libre del yugo informativo con el que los viejos periodistas la mantenían sujeta y obediente.

Las redes sociales son una herramienta novedosa que permite el acercamiento directo a la noticia, por conducto de personas que no se dedican profesionalmente al periodismo, pero que están en contacto directo con los hechos.

Surgen también los medios informativos independientes, que brindan información confiable y desmienten permanentemente a la prensa "chayotera".

El presidente López Obrador, llegará mañana al evento convocado en el zócalo de la Ciudad de México, arropado por millones de ciudadanos en el país, que creen en él y en el gobierno de la Cuarta Transformación que encabeza.

La plancha del zócalo seguramente será insuficiente para dar cabida a los miles de mexicanos que asistirán a este informa de gobierno.

Y es ahí precisamente donde quedará constancia de la verdadera fuerza social que mantiene el presidente López Obrador.

Sin necesidad de mediciones o sondeos. Sin intermediarios, sin puntos de vista que no reflejan debidamente la intención del pueblo.

En el evento de mañana, veremos el poder que tiene actualmente el proyecto de Cuarta Transformación.

Una revolución pacífica en la que todos estamos involucrados. Donde se trabaja de lunes a domingo en beneficio de los que menos tienen y en la consecución de una paz y una tranquilidad que interesa a todos los mexicanos.

En el Ángel de la Independencia, iniciara al mismo tiempo, la marcha de todos aquellos que perdieron privilegios con la llegada de Morena al poder.

La marcha de quienes desean el regreso del neoliberalismo como gobierno. Un evento donde las descalificaciones serán el centro del discurso.

Sobre estos grupos no se hacen encuestas, pues es obvio que se encuentran en total estado de derrota. Los conservadores representan a la clase social "moralmente derrotada". A los que perdieron la oportunidad de seguirse enriqueciendo a costa del hambre ajena.

Ellos también tienen evento este domingo y es en reclamo a unos privilegios de clase, que sienten les fueron arrebatados por "la chusma de izquierda".

Quieren mostrar que constituyen un fuerte contingente social. Que su reclamo es el de muchos.

Llaman a las conquistas sociales de la Cuarta Transformación, "gobierno fallido".

Este domingo el pueblo de México, con su asistencia a uno de los dos eventos convocados, dará constancia de su posición política y visión futura de nuestro país.

El neoliberalismo y la Cuarta Transformación serán calificadas por el pueblo de México.

El resultado es previsible y la prensa conservadora no ha podido ocultar la realidad:

En el zócalo capitalino se vivirá un día de fiesta, alegría y confianza.

En el Monumento a la Revolución, donde cierra la marcha "fifí", habrá rencor, descalificaciones, gritos y malestar por los privilegios perdidos.

Mañana domingo, todos estamos invitados a participar en la "encuesta de encuestas". Una en la que tu sola presencia, deja constancia del apoyo social que se brinda a cada uno de estos proyectos de país.

Asiste.

Malthus Gamba