El periodismo y la corrupción


#LaCuartaTransfomaciónVa


Cualquiera que haya visto la comparecencia de Sanjuana Martínez, en el espacio que siguió a la conferencia mañanera del presidente, el día de hoy, debe haber quedado asombrado.

Si se tenía la idea de que Notimex, como agencia de noticias mexicana, atravesaba de una penosa etapa de conflicto laboral, la percepción final es otra, después de lo expuesto por Sanjuana.

Notimex, estaba enteramente tomada por la corrupción. Todo se había convertido en una suerte de mercancía en venta. Plazas presupuestales, contratos con los clientes, "chayote" descarado. Incluso la noticia misma, era vendida a otras agencias, que estaban dispuestas a adquirir el producto que los reporteros y fotógrafos de Notimex, preparaban en exclusiva, para que el cliente solo le pusiera su sello editorial.

Y lo peor de todo es que se ha dado una difusión exagerada al problema de adelgazamiento de la nómina, señalando que se violan derechos laborales de muchos de los que salieron y son investigados, por prácticas delictivas, o poco éticas.

Como lo señaló Sanjuana Martínez, la mayoría de los casos que llegaron a la Junta de Conciliación y Arbitraje, ya se solucionaron. Los afectados aceptaron los montos que establece la ley por concepto de liquidación, acompañados del cheque relativo a lo que les corresponde a quienes estaban inscritos en la caja de ahorro.

Quedan unos pocos que están a la espera de que la Junta de conciliación regrese del periodo vacacional, para firmar la documentación correspondiente y los importes que les corresponden por ley.

Solo unos cuantos están aún manifestándose.

Lo realmente grave y preocupante, es haber asistido a un evento, donde muchos de los periodistas que cubren las mañaneras, se colocaban del lado de los personajes del periodismo más oscuro que se practicaba en nuestro país.

Todos estaban enterados de lo que, desde hace años, ocurría en esa agencia. Y nada dijeron en su momento. Prefirieron aceptar y callar la corrupción imperante, antes que dañar a "compañeros" de profesión que se dedicaron a dañar la imagen del gremio.

Buena parte de la audiencia que asiste diariamente a las mañaneras, esperaba una comparecencia en la que Sanjuana sería acusada y señalada por aplicar una política de ajuste, marcada por la arbitrariedad y las explosiones emocionales.

En lugar de ello, vimos a una responsable de Notimex mesurada, tranquila, con información precisa sobre la transformación que vive la agencia y con elementos gráficos que informan a detalle de la situación que Notimex guardaba a su llegada, así como del cambio que se está verificando.

Creo que el momento que da cuenta de lo que en realidad está pasando en el medio periodístico en este momento, se dio cuando Sanjuana dijo a los asistentes a la conferencia: "muchos de ustedes sabían desde hace años, de la corrupción que imperaba en Notimex ¿por qué nunca dijeron algo al respecto?"

El silencio en el salón de conferencias fue total. Nadie contestó a esa pregunta, siendo que Sanjuana dio plena respuesta a todas las que los reporteros formularon.

Preocupa este hecho, porque queda en evidencia que el periodismo en México necesita una nueva visión de su compromiso social, donde la ética tome un papel importante en cuanto a la información que se brinda a las audiencias, en base a la responsabilidad y respetabilidad de los reporteros.

El "chayote", uno de los mecanismos de corrupción más usuales dentro del periodismo, era visto como algo normal. Y como lo ha dicho el presidente ante otros casos de corrupción: "los infractores no perdían ni su respetabilidad".

Los que se han manifestado contra la nueva administración de Notimex, aun sabiendo que practicaron el "chayote" por años, o que incurrieron en otro tipo de faltas éticas, lucrando con el patrimonio y los interese de la agencia, son defendidos hoy por muchos de sus compañeros de trabajo, porque no se considera grave la falta cometida.

Llegamos como sociedad a una pérdida tan grande de valores éticos, que justificamos incluso acciones que por sí mismas deberían ser reprobables. Nuestra disculpa moral es que "se trata de compañeros de trabajo. Hay que apoyar, porque en el fondo, son buenas personas y, además, tienen familia."

Los casos en que verdaderamente se amerite una reconsideración, deben ser atendidos por parte la dirección de esta agencia. Serán pocos, si los hay.

Lo que verdaderamente preocupa ahora, es constatar que había una enquistada costumbre en nuestra prensa, por ocultar los vicios y fallas que se cometían al amparo de una credencial de periodista.

La corrupción está bien viva entre los periodistas tradicionales. El caso Notimex destapa una cloaca, en la que observamos que el neoliberalismo y su concepto mercantil, envileció a todas las áreas de nuestra sociedad, sin exceptuar a alguna.

En este caso, se practicaba la corrupción, o se era testigo de la misma, sin denunciar o tomar medidas para que desterrara la práctica. Quienes eran corruptos asiduos, no perdían su condición de persona respetable.

Qué bueno que Sanjuana compareció el día de hoy en la mañanera y que bueno que se aclararon muchas cosas relativas a Notimex.

Falta que la sociedad conozca las entrañas de los medios de comunicación privados. La forma en que están estructurados y operan los grandes diarios y agencias noticiosas. Seguramente ahí hay muchos datos que nos ayuden a comprender el por qué la información que nos brindan a diario estos medios, está confeccionada de tal manera, que en la mayoría de las ocasiones responde a interese particulares, o de grupos poderos, que deforman la realidad, según su antojo y necesidades.

Bien por Notimex que se transforma.

Malthus Gamba