El INE, paladín de la democracia


#LaCuartaTransformaciónVa


¿Puede un instituto tan desacreditado como el INE, frenar el trabajo de la Cuarta Transformación?

El moribundo PRD, que en su fase terminal pretende asegurar el favor de los grupos conservadores, haciendo el trabajo sucio que le ordenan, presentó una queja ante el INE, por lo que considera un "uso personal e institucional" de los programas sociales que ha implementado el gobierno del cambio y que a su parecer, son usados para beneficio del presidente de la república y otros personajes de su gobierno.

Para este fin, el INE citó al primer mandatario el día de hoy, a fin de desahogar dicha queja, escuchando los argumentos del presidente, en descargo de la misma.

López Obrador fue muy claro el día de hoy, respecto a lo que sucede con este llamado a comparecer.

En primer lugar, no asistirá a la cita. Hay compromisos de agenda en el norte del país, que no van a quedar pendientes, por una petición del INE. Enviará un escrito donde dará cuenta de las acciones de gobierno respecto al manejo de los programas sociales y esa será la defensa que deberá tomar en cuenta el INE, para determinar lo que corresponde al respecto.

Claramente señaló el presidente que la Cuarta Transformación es un proceso donde la corrupción, tan extendida durante los gobiernos neoliberales, queda fuera de las acciones administrativas en el presente sexenio: "no somos iguales", precisó el titular del ejecutivo.

Pero dijo algo más el presidente: "¿el INE quiere constituirse en paladín de la democracia hoy en día, cuando fue un organismo que cerró los ojos al descarado uso de los programas sociales durante el periodo neoliberal?".

Esto es algo que la sociedad mexicana tiene muy presente. Desde los tiempos de Carlos Salinas de Gortari y su programa emblema "Solidaridad", el clientelismo y uso indebido de los recursos asignados a estos programas, fue una constante en todos los gobiernos federales que desfilaron durante las últimas décadas.

El fraude electoral, estuvo cimentado en el uso indebido de estos recursos, para promover a los candidatos del neoliberalismo que competían para ocupar cargos públicos.

Durante todo el periodo neoliberal, tanto IFE, como INE avalaron con su silencio esta práctica corrupta y promotora de fraudes. Nada expresaron sobre estos delitos y el uso de programas sociales para beneficio de los candidatos y gobernantes conservadores, se hizo algo común, realizado a la vista de los ciudadanos, sin recato o vergüenza.

¿Dónde estaba entonces este organismo, hoy tan preocupado por la queja de un partido político que se encuentra en el umbral de la extinción?

Hoy el presidente López Obrador, señaló, independientemente de este asunto, consideraciones personales que de alguna manera tienden un puente hacia la conducta que está asumiendo el INE en estos momentos.

López Obrador señaló que la oposición reaccionaria o conservadora, tiene muchas variables.

En el caso de la manifestación del día de ayer, en conmemoración a los hechos criminales en Ayotzinapa, fue evidente la presencia de grupos violentos que pretendían hacer de un acto pacífico, un escenario donde las agresiones a comercios y sitios históricos obligaran a las autoridades a reprimir severamente a los manifestantes.

Muchos han hablado de estos grupos, como parte de un movimiento anarquista del que poco se conoce. El presidente fue claro sobre este particular: de ninguna manera se trata de gente afín al anarquismo. En realidad son una variable conservadora, que tiene como fin provocar a las autoridades en cualquier acto público, para desatar la represión del gobierno local o federal.

Es gente ligada y pagada por los poderes políticos y económicos más reaccionarios. Son una de las muchas caras del conservadurismo.

Por eso, según nos dice el presidente, hay que hablar poco de ellos. Negarles el reflector que buscan y dejar que la autoridad haga las investigaciones del caso, para identificar y sancionar a estos infractores que nada tienen que ver con los propósitos y motivos que defienden marchas y manifestaciones pacíficas.

Y aquí volvemos al INE. Su presente forma de actuar, después de haber sido ciega ante el evidente uso de programas sociales por parte de los gobiernos neoliberales, deja de manifiesto que el organismo, es otra de las variables conservadoras que pretende descarrilar a la Cuarta Transformación.

De otro modo ¿cómo explicar que jamás se les ocurrió llamar a Vicente Fox, a Felipe Calderón o a Enrique Peña Nieto para que declararan en su favor, sobre las constantes denuncias presentadas por la oposición, por el uso de los programas sociales en beneficio propio?

El INE ha sido cómplice y partícipe en todos los fraudes electorales del pasado. Fue permisivo con los gobiernos neoliberales en cuanto al manejo de recursos públicos. Jamás atendió las quejas de la izquierda sobre el uso de programas sociales, para apalancar las campañas o imagen de personajes de la derecha.

Hoy, como dice el presidente López Obrador, pretende erigirse en paladín de la democracia, cuando en realidad, este organismo carece de credibilidad y calidad moral, para llevar una investigación justa y apegada a derecho, sobre un gobierno que se distingue por el combate permanente a la corrupción e impunidad.

El INE ha demostrado a lo largo de su historia, desde cuando era IFE, que sus acciones de ninguna manera pueden considerarse independientes. Es una invento neoliberal y responde a los compromisos e interés de quienes le dieron vida y autorizaron el presupuesto y salarios exorbitantes que disfruta.

No es de extrañar entonces, que muchos ciudadanos veamos en esta supuesta investigación, que nace de una queja sin argumentos sólidos, otra cosa que el nuevo intento de los grupos reaccionarios, para golpear a la Cuarta Transformación y al presidente.

De cualquier manera, López Obrador ha señalado que se defenderán las acciones de gobierno ante el INE o cualquier otra autoridad, con la ley en la mano. Se agotarán todas las instancias legales y en su caso, se acatarán las recomendaciones o sanciones que determinen estas autoridades.

La Cuarta Transformación está muy por encima de organismos que han demostrado estar al servicio de la reacción nacional.

No serán ellos los que detengan el proceso de cambio, o entorpezcan las acciones de gobierno.

Son muy pequeños, en todos sentidos.

Malthus Gamba