Del cretinismo de Riva Palacio, al “Señor X” y Santa Lucía


#LaCuartaTransformaciónVa


Hoy, asistimos a una conferencia mañanera, repleta de información y con datos importantes sobre proyectos y políticas públicas.

La refinería en Dos Bocas, se está construyendo y los plazos estimados se cumplen sin mayor problema. Los beneficios económicos que implica su construcción, se están quedando en la zona de Tabasco, lo que abre un abanico de oportunidades para el empleo y el comercio en la zona.

Se informó también que el Estado mexicano, no delegará su obligación para brindar seguridad ciudadana, en grupos de cualquier tipo de autodefensa. El gobierno de la Cuarta Transformación, asume su responsabilidad, a diferencia de lo que pasaba durante la última etapa del neoliberalismo.

López Obrador se dio tiempo incluso, para hacer señalamientos sobre el "Comandante Borolas" (Felipe Calderón), así rebautizado por la ridiculez de su indumentaria, cuando tuvo la ocurrencia de disfrazarse de militar.

Los indicadores económicos del INEGI, no inquietan en nada a la Cuarta Transformación. Es importante el crecimiento económico, pero para la actual administración, el desarrollo igualitario tiene prioridad. Y ese desarrollo se está dando.

Estos fueron algunos de los temas tratados, pero quiero referirme en forma especial, a dos asuntos que tienen una particular importancia en este momento.

El primero, tiene que ver con un artículo de opinión, escrito hace unos días por el periodista conservador Raymundo Riva Palacio.

En su nota, señala que "trascendió" dentro del grupo de periodistas que cubren la fuente presidencial en la conferencia mañanera, que dos representantes de los medios alternos (en este caso youtuberos), habían recibido cada uno, la suma de doscientos mil pesos, por hacer preguntas a modo al presidente.

Este señalamiento, manejado como chisme (eso son los trascendidos), ofendió a quienes cubren las conferencias y que en realidad, no han cometido acciones deshonestas.

En la mañanera de ayer, el presidente desmintió el hecho de manera general.

Quedó en claro que no se "chayoteaba" a ningún periodista y que solo se trataba de infundios creados por la derecha.

Hoy, a pregunta de uno de los reporteros, López Obrador retoma la situación y señala por nombre a quien se distingue por circular rumores y noticias falsas: Raymundo Riva Palacio.

Y dice algo más, acusar sin pruebas, faltar a la verdad, no es únicamente un acto de cinismo: es cretinismo.

Ahí queda dicho todo contra quienes se han dedicado a calumniar y desinformar a la sociedad, no en base a hechos ciertos y claros, sino utilizando las peores herramientas periodísticas.

López Obrador comentó: "se imaginan, ¡qué vergüenza!"

Quizá pocos tengan conocimiento del hecho, pero Raymundo Riva Palacio es descendiente del general republicano Vicente Riva Palacio, defensor del gobierno juarista, ante el ejército francés del segundo imperio, además de haber sido un gran escritor mexicano. A eso se refería el presidente al señalar el aspecto vergonzoso en la conducta de su descendiente.

Comentando ayer con mi amiga Virginia Cruz (@Cruzamaranta), me decía que muchos periodistas han llegado hasta el insulto vulgar, al referirse al presidente y que las noticias falsas son el pan de cada día para ellos.

El caso de Riva Palacio ejemplifica lo que la sociedad repudia en el periodismo. La acusación falsa, la falta de objetividad y el evidente deseo de lastimar al gobierno de la Cuarta Transformación y al presidente, de cualquier modo.

Aún haciendo uso de las peores herramientas del oficio periodístico.

Y pretenden al final, que el presidente guarde silencio al respecto, porque si hace algún señalamiento sobre quien escribe con la intención de lastimar, lo interpretan como una agresión a la libertad de prensa.

Es sano para todos que López Obrador desenmascare a quienes se escudan en esa libertad, para atacar cobardemente al gobierno. Cuando existen argumentos, razones y pruebas, bienvenida la crítica. Esa es la que ayuda a construir o a rectificar. Lo otro es ruin y sucio.

El otro asunto, tiene que ver con el cada día más solitario "Señor X".

Los amparos para impedir la construcción del aeropuerto en Santa Lucía, han sido muchos. Ayer, el presidente precisó que se trataba de más de ochenta en realidad.

Hoy en la mañanera, un periodista local dio a conocer que ya se preparan ampararos, para impedir los avances en la construcción en la refinería en Dos Bocas.

López Obrador habló nuevamente de Claudio X González Guajardo, el "Señor X" quien es el promotor de este tipo de recursos legales. Señaló que Claudio X González padre, fue uno de los empresarios que más apoyaron a Carlos Salinas, durante el periodo en que se consolidó el neoliberalismo en el país.

Nunca ha visto con buenos ojos al presidente, ni tiene afecto por el proyecto de nación que hoy se construye. Su hijo, el "Señor X", pretende obstaculizar el avance de la Cuarta Transformación, para dar oportunidad a los partidos políticos de la derecha, en las elecciones intermedias del 2021.

Quieren recuperar algo del terreno perdido e impedir la liquidación definitiva del neoliberalismo, que ha sido fuente de riqueza para esta familia.

El reportero preguntó al presidente si se tendría que esperar al desahogo de todos estos amparos para dar continuidad a los proyectos nacionales.

La respuesta del presidente debió caer como balde de agua fría a muchos conservadores.

Se acatará la Ley siempre, dijo el presidente. Pero esa misma Ley, permite al titular del ejecutivo tomar decisiones especiales, cuando se trata de obras importantes, que tienen que ver con la Seguridad Nacional. Y ése es el caso de estos proyectos.

Para rematar, López Obrador expresó con claridad que el país no va a detenerse por intereses o caprichos de pequeños grupos políticos o empresariales, que únicamente ven el beneficio propio y no el de la nación.

Toda la serie de amparos promovidos por el "Señor X", van a servir para que al final, los recicle y los aproveche en la fabricación de papel de baño marca Kleenex, o Pétalo (tienen la concesión en México de las marcas Kimberly-Clark).

Es un hecho que tanto Santa Lucía, como la refinería en Dos Bocas se construirán, a pesar de la inconformidad de los conservadores.

Sin violación de la Ley y haciendo uso de sus facultades como presidente, los amparos quedarán sin efecto y se continuará con los proyectos señalados, en los tiempos que fueron definidos desde el inicio.

Así avanza la Cuarta Transformación y así quedan evidenciados y exhibidos los reaccionarios que intentan frenar este cambio.

Malthus Gamba